Postre

Panna cotta de mango y frutos rojos.

La panna cotta (nata cocida) es un postre típico italiano, rápido, sencillo, aparente y muy versátil con el que podrás deleitar a tus invitados y quedar como un campeón.

Aunque en la receta original se cocina la nata para que espese, en esta versión relámpago basta con añadir unas hojas de gelatina para mayor sencillez, y de paso, tomar algo extra de colágeno.
image

En cuanto a variaciones las que queráis. Cualquier ingrediente que añadas como base será bienvenido. A mi me vuelve loco la de café, a mi mujer la de mango, a los niños la de fresas… para gustos los colores.

Ingredientes:
400 ml de nata fresca (35% grasa)
Un cuenco de frutos rojos
1 mango pequeño (o medio grande)
Gelatina

En un cazo calentamos a fuego lento 200 ml de nata. Mientras tanto, batimos los frutos rojos e hidratamos las hojas de gelatina.
Añadimos los frutos y la gelatina al cazo y removemos hasta que se mezclen homogéneamente.
Ponemos la mezcla en un molde y enfriamos en la nevera hasta que cuaje. (Un par de horas)

Una vez solidificado repetimos el proceso con el puré de mango. Arañamos con un tenedor la superficie de la panna de frutos rojos para que la mezcla de mango tenga donde “agarrar” y la devolvemos a la nevera.
image

Si parpadeas no la pruebas. Bienvenidos al club.

Bizcocho de coco y zanahoria.

image

Soy un temerario. Se me ha ocurrido asar pimientos y al precio que está la luz pues hay que optimizar, así que a rellenar el horno.

Yo, cada vez que oigo horno se me cruza por la cabeza una vocecilla que susurra: “bizcooocho…”. Los bizcochos son un must de la cocina. Fáciles y rápidos, dan juego y valen para cualquier ocasión. En cuanto le coges el punto ya no se resisten, las variaciones son casi infinitas.

Ingredientes:
300 gr de zanahorias
200gr de coco rallado
4/5 huevos (dependiendo de tamaños)
Cucharada de bicarbonato

image

Y no tiene más. Lo picas todo junto en la termomix/batidora de turno, lo colocas en un molde engrasado y lo horneas entre 35 y 45 minutos (que los hornos son muy suyos) a unos 180°. Cuando lo pinches con un palillo y salga limpio está hecho.

Si tomas lácteos puedes untarlo de un queso salado, tipo philadelphia, con mantequilla salada está delicioso también. Si eres más paleo radical prueba a hacer una cobertura de manteca o nata de coco…. buf!!

Bombones de manteca de coco y chocolate

image

Nada como bombones para pasar un rato ameno con los niños en la cocina. Es importante enseñarles desde pequeños a implicarse en una buena alimentación, y transformar la cocina en zona de juegos ayuda a ello.

Para los críos (y muchos mayores) el chocolate es el rey y hacer bombones, además de sencillo y rápido, es muy divertido. Pasarán la tarde relamiéndose los dedos.

Ingredientes:
Un par de onzas de chocolate negro (min. 85%)
Una cucharada pequeña de ghee o mantequilla
Manteca de coco
Un molde de silicona/cubitera

Fundir en un cuenco el chocolate con la mantequilla/ghee y en otro la manteca de coco al baño maría. Rellenar los moldes con las cremas y refrigerar en la nevera hasta que endurezcan.
Variantes: uffff!!! Infinitas. Vainilla, frutos secos, rellenos de fruta….

No olvidéis nada en la cocina si no, cuando volváis por ellos, ya los habréis visto.

Bienvenidos al club.

Tiramisú

image

Ingredientes:
250 gr de queso mascarpone
Un puñado de dátiles sin hueso
Un puñado de pasas
Un puñado de avellanas (o nueces o nada si eres alérgico)
Una cucharadita de mantequilla derretida
Un café expresso
Cacao en polvo 100%

Este goloso, y afrodisiaco según cuenta la leyenda, postre italiano originalmente se hace con galletas (españolizado a bizcochos de soletilla)  y mucho azúcar. Como azúcar=caca y de los cereales mejor ni hablamos, paleolitizando que es gerundio. Además tras varias pruebas he llegado a la conclusión de que es mejor separarlo en capas para que se mezclen los sabores en la boca al degustarlo. Un vicio muuuuuuy malo…  Como diría Jack El Destripador, vamos por partes:

1.- La Base: ponemos los dátiles, las pasas y los frutos secos en una picadora y los procesamos hasta conseguir una masa densa. La cantidad dependerá del tamaño del molde, obviamente. Si no ha amalgamado lo suficiente podemos añadir a esta mezcla un poco de mantequilla derretida. Montamos la base en el molde y reservamos en la nevera para que endurezca.
2.- La Crema: en un bol batimos el queso con el café hasta que se integren. Dependiendo de lo largo del café y de la cantidad de queso quedará más o menos denso, pudiendo ser esto un problema a la hora de desmoldarlo. Si quieres asegurar, un par de hojas de gelatina, aunque lo ideal es un café muy cargado y corto, que le dé mucho sabor pero aporte poca humedad. Sacamos el molde, cubrimos la base con la crema y de vuelta a la nevera. Debe estar muy frío (de un día para otro mejor).
3.- Presentar: cuando la visita esté preparada para la puntilla lo sacamos de la nevera, lo espolvoreamos con cacao puro 100% y le damos en el cielo de la boca con esta mezcla sublime de dulce y amargo.
image